Lunes, 04 Mayo 2020 14:46

Negro Acosta: “Sentí un amor especial por Derqui”

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)
"El partido que más recuerdo es el playoffs con Lanús", destacó el Negro. "El partido que más recuerdo es el playoffs con Lanús", destacó el Negro. Foto: Fredy Caballero.

El escolta recordó su paso por la institución de la calle Dorrego, reconoció estar triste por cómo fue su salida pero sostuvo que no hay rencores porque durante la estadía se sintió muy querido y respetado.

El Coronavirus obligó a los jugadores de todos los deportes a estar parados. La Pandemia hizo que el gobierno decretara el aislamiento social preventivo y obligatorio con el fin de evitar que la cantidad de casos colapse el sistema sanitario.

La falta de actividad y la ausencia de la vorágine competitiva dan un espacio para recordar el pasado y eso fue lo que hizo Sebastián Acosta.

El Negro, de amplio recorrido por el básquet nacional en las distintas categorías-vistió la camiseta de Atenas de Córdoba, Boca y Sarmiento entre otros- se hizo lugar para rememorar su paso por Presidente Derqui en la primera experiencia del club en el Torneo Federal.

“El paso por Derqui fue un gran paso. Se extraña. Se extraña mucho. Por cosas extra basquetbolísticas que no le gustaron a la dirigencia y al cuerpo técnico uno tuvo que dar un paso al costado pero bueno es entendible también, yo asumo las consecuencias. No viene al caso el por qué. Yo siempre voy a estar agradecido a lo que es el barrio, la gente de Derqui”, expresó Acosta en el programa deportivo de Galera y Bastón  que se emite los martes y los jueves de 19.00 a 20.00  por FM Estudio Dos (105.9).

“Desde que llegué sentí un amor muy especial por Derqui, por la gente. El cariño siempre está. Uno llegó después de muchos años de jugar la Liga Nacional, ya siendo un jugador conocido y me sentí como en mi casa. Volví a disfrutar el folclore del básquet, el tener que jugar con una hinchada alentándonos, haciendo banderazos, viniendo a los entrenamientos. Para ellos también era un año especial, jugaban el primer Torneo Federal”, agregó.

Acosta no se fue de la mejor manera. Pero lejos de detenerse en los detalles de la salida el escolta aseguró que “no hay rencor” y que aunque está triste entendió la decisión de la dirigencia y el cuerpo técnico: “Tengo un poco de dolor porque no hubiese querido irme de esa manera porque siempre me sentí querido, me hacían sentir bien, me sentía valorado como persona y como jugador. Agradecido eternamente al club. Fueron dos temporadas, o más bien una temporada y media que disfruté de lo que es la pasión del barrio y de toda la gente linda de la ciudad”, subrayó.

Las ganas de hablar del Negro se notaron y el amor por el Rojinegro dejó en claro en cada palabra: “El paso por Derqui fue un gran paso. Se extraña. Se extraña mucho. Fue hermoso. Hice muchas amistades. Me sentí identificado con lo que es el club del barrio y lo que es la gente y como quiere tanto al club y a esa camiseta”, destacó.

“Me sentí muy querido, muy respetado. Uno siempre dejó todo  para defender los colores del club y por ahí por mi forma de jugar quedé en la retina de los hinchas: siempre me brindé al máximo dentro de la cancha”, enfatizó.

Acosta sostuvo que el partido que más recuerda es el que disputaron con Lanús-una serie que igualada en dos y por decisión del Aprevide debido a inconvenientes que sucedieron en las afueras del estadio Carlos Carpegna en el cuarto punto se jugó sin público y finalmente ganó el Granate-: “El partido que más recuerdo es el playoffs con Lanús que meto un triple para ganar como visitante. Jugamos los dos partidos en ese estadio, perdimos el primero y el segundo lo ganamos. En ese juego la verdad que el equipo se brindo al máximo tuvo una noche espectacular. Ahí yo tuve la posibilidad de meter un triple y pasar al frente. Ese juego el equipo tuvo una noche bárbara, nos fuimos uno a uno a Derqui”, contó.

En la voz se le notaba la nostalgia y no paró de reiterar una y mil veces que está muy agradecido al club y resaltó la calidad de los jugadores con los que le tocó compartir el vestuario.

“Fue un placer jugar con Nicolas Medina, Hueso (Alejandro Yrigoyen), el Negro Suárez, Maxi (Gutiérrez), no me quiero olvidar de nadie porque son jugadores que han dejado su huella  y pude  sentirme querido por ellos”, concluyó.

 

Por Luciano Gómez (conductor de Galera y Bastón)

Visto 868 veces
G22 Audiovisual