Lunes, 04 Noviembre 2019 00:49

Al Tiburón se le escapó en el alargue

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Duelo de bases goleadores en la noche de Don Torcuato: Lautaro Cisterna (izquierda), de Echagüe, y Juan Ignacio Bello (derecha), de Caza y Pesca. Duelo de bases goleadores en la noche de Don Torcuato: Lautaro Cisterna (izquierda), de Echagüe, y Juan Ignacio Bello (derecha), de Caza y Pesca.

Caza y Pesca no pudo con Pedro Echagüe, que lo venció en suplementario 81-75, por la tercera fecha de la División Metropolitana del Torneo Federal. Pese a los 21 puntos de Juan Ignacio Bello, una destacada labor de Franco Casacchia (9), bajando 16 rebotes, y bueno aportes de Damian Pérez (10), Mariano Rabazano (11), a los de Daniel Bello les faltó un poco de suerte para sostenerse en la vanguardia del score, luego de levantar desventajas de 10 y 13 puntos. Con Federico Rellihan (20) sumando silenciosamente y Lautaro Cisterna (14) y Leonardo Peralta (14 - 16 rebotes), una dupla que ocasionó muchos problemas a la defensa local, la visita no se cayó mentalmente las dos veces que se vio en desventaja a la largo de la noche, y en el tiempo extra fue más consistente.

Gran juego en la noche de Don Torcuato. El Tiburón recibió a Echagüe, que llegaba a la cita de la fecha 3 virgen de triunfos y se fue con los dos puntos tras 45 minutos plagados de emociones.

Desde el comienzo del cotejo el trámite favoreció a los de amarillo, que encontraron en la sociedad Cisterna-Peralta el camino para complicar a la defensa de Caza y Pesca para escaparse 8-2. Esa facilidad para convertir de la visita se contraponía con la ineficacia del anfitrión, que estaba impreciso en ataque, tomaba tiros forzados y tenía serios problemas para convertir. Felipe Bonfigli (1) y Alan Koleff (11) sumaban dos faltas cada uno, y Daniel Bello encontraba en Rabazano y Casacchia soluciones para empezar a equilibrar las cosas. Corrigiendo alguno aspectos en defensa, para intentar controlar el rebote en su canasto, el Tiburón empezó a encontrarle la vuelta a la propuesta de su rival, mientras en ataque le alcanzaba con los intentos individuales de Juani Bello y las apariciones cinrcunstanciales de  Juan Martín Reggi (6) (Cap.) y Rabazano, para para ponerse en juego. En una ráfaga final Echagüe logró despegarse un poco para irse al primer break 19-14 arriba. En el segundo período otra vez el visitante encontró los caminos al aro rival con mayor facilidad, llegando a sacar 10 de ventaja. Pero reaccionó el dueño de casa, con Rabazano primero (luego saldría y demoró mucho en volver al campo de juego), con algo de Casacchia y Damián Pérez para pasar a ganar 31-27. Parecía que empezaba otro partido. Echagüe mostró signos de nerviosismo cuando se encontró abaja en el score, pero los de Don Torcuato no pudieron capitalizar las siguiente posesiones para amplir la diferencia. Apareció Cisterna para devolverle la tranquilidad a los suyos y se le sumaron Rellihan y Quimey Acosta (11) para que los conducidos por J. Boadaz se llevaran la primera mitad 39-36.

Tras es el espectáculo de medio tiempo, a cargo del Instituto Artístico D'Antino, regresaron a la acción y la visita tuvo un arranque impecable, y en dos minutos metió un parcial de 7-0 que abría una luz de 10 (46-36), otra vez apelando a la sociedad entre Cisterna y Peralta. Ese juego entre base y pivot, que también hicieron Facundo Romani (2) con Peralta y Cisterna con Gianluca Vismara (9), el otro pivot visitante, fue el que desequilibró toda la noche a la defensa del Tiburón. El pedido de minuto obligado de la banca no surtió efecto: porque cuando la defensa se cerró, apareció Rellihan desde afuera. El problema del Tiburón no era sólo defensivo, porque en ataque no había circuitos de juego y dependía de los arrestos individuales de Juani Bello, que por momentos abusó de su rol de goleador y chocó contra la defensa local, que lo esperaba bien abroquelada, en lugar de mover el balón algunos segundos. Ese juego vertical permitió algunas corridas de Echagüe que sacó la máxima de 13 (52-39). Pero luego de otro pedido de tiempo muerto, Bello mandó otra vez al parquet a Rabazano y Pérez, y entre ambos revolucionaron el ataque para limar la diferencia, y con un triple sobre la chicharra del segundo terminar el tercer acto a 5 (56-51). Era lo mejor que le podía pasar al dueño de casa, que lucía perdido al promediar el capítulo. Con el envión anímico de la levantada del capítulo anterior, en el arranque del último cuarto CACyP dominó y volvió a pasar al frente con un triples de 8 metros de Pérez, un triple "a la antigua" (doble más falta) de Casacchia y un doble de Facundo Mendez (6), que ponían al local 58-57 adelante, en un pasaje en el que la taba se dio vuelta y el que sufrió en la pintura fue el visitante. Y cuando el Tiburón se agrandaba, un triple de Rellihan puso otra vez al frente a Echagüe. Comenzó un pasaje en el que se alternaron en la vanguardia del score. Juani Bello ponía otra vez adelante a su equipo, pero llegaba la respuesta rápida del rival. En la recta final Peralta adelantó a Echagüe y Sebastian Acosta (8) (Cap) estiró a 3 la ventaja. Bello pidió minuto, y en la reposición Juani confió en Koleff, que se levantó y con un triple sobre la marca (y la chicharra) estampó la iguadad en 69 que llevaba el partido al alarque.

Nadie se movía de las tribunas del Edgardo Michaud, en las que un buen número de personas se acercó a alentar a ambos conjuntos. El local estaba otra vez entonado anímicamente y sabía que podía llevarse el juego. Su oponente lucía un poco cansado, producto de la mayor edad de algunos de sus jugadores, como Peralta y Seba Acosta. Arrancaron sin sacarse ventaja y algo imprecisos, hasta que un triple de Rellihan adelnató al visitante 77-75, cuando al reloj le restaban 23 segundos. Caza y Pesca buscó la igualdad, pero no acertó y llegó la falta que mandó a la línea de los suspiros a Cisterna. El base no falló, y a 20 segundos para el epílogo, la viita mandaba 79-75. Bello pidió minuto y buscó un doble rápido para cortar con falta y jugársela a la suerte de los libres del rival. Pero un lanzamiento de Rabazano no prosperó y los jueces tardaron una jugada de más en cobrar la falta que mandó a Cisterna otra vez a la línea de libres, El base viitante no falló, y cerró el juego 81-75. Hubo tiempo para un intento más desde tercera dimensión de Bello, que no entró. Peralta se hizo del rebote y el reloj corrió hasta agotar los 6 segundo restantes.

Echagüe buscará seguir en la senda de la victoria al recibir a Lanús, uno de los punteros, mientras que Caza y Pesca intentará retornar al triunfo en su visita a Los Indios de Moreno.

 

Síntesis

Caza y Pesca (75): Juan Ignacio Bello (21), Alan Koleff (11), Felipe Bonfigli (1), Juan Martín Reggi (6) (Cap.)y Facundo Mendez (6) (FI). Franco Casacchia (9), Damian Pérez (10), Mariano Rabazano (11), Emiliano Bolgeri (0), Alejo Weckl (0), Gastón Steck (0) y Marcos Bustos (0). DT: Daniel Bello.
Pedro Echague (81): Lautaro Cisterna (14), Federico Rellihan (20), Gastón Gancedo (3), Quimey Acosta (11) y Leonardo Peralta (14) (FI). Gianluca Vismara (9), Sebastian Acosta (8) (Cap), Facundo Romani (2), Santiago Peralta (0), Agustin Garcia (0), Theo Lorenzo (0) e Ivan Slucka (0). DT: J. Boadaz.
Parciales: 14-19 / 22-20 (36-39) / 15-17 (51-56) y 18-13 (69-69)
Suplementario: 6-12 (75-81)
Árbitros: Franco Ronconi y Juan Paganini.
Estadio: Edgardo Michaud.
Foto: Guillermo Pinelli.
Fuente: Prensa Caza y Pesca.

Visto 134 veces
Alambrados Sakura