Sábado, 16 Mayo 2020 19:27

“Los árbitros no la están pasando bien”

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)
"El arbitraje moderno, más que dirigir, el objetivo es conducir el partido", asegura Moncloba. "El arbitraje moderno, más que dirigir, el objetivo es conducir el partido", asegura Moncloba.

Charla a fondo con Sebastián Moncloba, el referente pilarense de los jueces en la Liga Nacional, AdC y CABB. “El arbitraje es un estilo de vida. El árbitro es de una raza especial”, definió.

Uno de los estamentos del básquet que también está paralizado con la cuarentena social obligatoria es el arbitraje y Pilar tiene en la elite de la Liga Nacional a Sebastián Moncloba como un representante en crecimiento.

El árbitro pilarense que se inició a los 14 años en la ex Liga Sarmiento, hoy con 41 está como Director Regional de Instrucción y Nominaciones en Febamba, es Coordinador General del Colegio Profesional de la AdC y Coordinador, responsable de área técnica dentro de la Escuela Argentina de árbitros de básquetbol (EAAB).

“La cuarentena la llevo bien, a puro trabajo. Dando todo para que los chicos y no tan chicos, tengan las herramientas para que se puedan desempeñar de la mejor manera”, describió el también docente de educación física en la Escuela Nº11 de Derqui.

“Hay un comité de crisis en la Liga A, que está en pie todavía. La quieren jugar con una serie de cuadrangulares en algunas ciudades que no estén con contagios. Concreto no hay nada”, cuenta quien dirigió finales de Torneo Federal, dos de Liga Argentina (ex TNA) y llegó a dirigir semifinales de la Liga A.

“Desde mi lado sé que la CABB y la AdC están trabajando fuerte para que la liga se termine de jugar. El cómo no se sabe”, completó.

Gremio

En cuanto a su estamento, Moncloba advirtió que los “árbitros no la están pasando bien”. “Los del Federal cobran por partido dirigido. Liga Argentina, Liga A y Comisionado Técnico, tienen un contrato por un mínimo de partidos con la AdC. Todos ya han cumplido con ese mínimo del contrato”, describió.

“Entonces, al no haber competencia, no trabajan y no generan ingresos. No está bueno. El sindicato a cargo de Cristian Díaz, generó con la AdC cierta forma de anticipo. Es una pequeña ayuda, da un poquito de aire”, aclaró.

“Los árbitros del Federal casi todos tienen su trabajo, mientras que los de la órbita de la AdC dependen 100 por 100 de la AdC. Si no tienen algún negocio propio, no tienen ingresos y no la están pasando bien”, apuntó.

En tanto que los que dirigen en Federación o Asociaciones, “se quedaron sin el ingreso del básquet”.

“Nos tendremos que hacer fuertes y aprender a sobrevivir. Por lo menos no nos está matando este virus”, señaló.

Charla en Zoom

Desde diciembre, Moncloba trabaja en la escuela Argentina. “La idea era trabajar los mismos lineamientos en todo el país”, apuntó.

A través de Zoom, lo invitaron a disertar. “Me pidieron que trabaje por el desarrollo arbitral de jóvenes y grandes, como la expectativa de desarrollo de la escuela”, explicó.

Disertó durante 50 minutos y luego hubo otros 50 minutos para responder preguntas de los más de 200 conectados.

“Es una herramienta muy útil. A nosotros nos gustaba más lo presencial, pero la verdad que fue muy productiva para intercambiar ideas, a distancia y evitar gastos de traslados. Estuvo bueno.


El arbitraje como forma de vida

-¿Qué tenés que tener para ser árbitro?

- Estar formado intelectual y físicamente, al igual que un jugador. Estar capacitado y tener una interpretación para poder plasmarla dentro de un campo de juego. Tener la facilidad de plasmar lo que lees a un campo de juego. En el juego, el que más se equivoca es el árbitro. Porque es el que más decisiones toma a lo largo de un juego. Es el que más expuesto está.

Y encima, si no te equivocás, te lo hacen notar como una equivocación. Hay que estar preparado psicológicamente para sostener eso. Eso forma un estilo de vida. En cada situación buscar una solución inmediata”, explica Moncloba.

-¿A dónde apunta el arbitraje hoy?

- El arbitraje moderno, más que dirigir, el objetivo es conducir el partido. Se busca que el juego sea lo más limpio posible y de esa forma, educar al jugador para que no haga la famosa trampa para sacar ventaja. El contacto se había pasado de rosca y el jugador es inteligente. Cuando cobrás un par de faltas, se empiezan a cuidar entre ellos. Todo agarrón, empujón, pitarlo de forma inmediata. Y sobre todo, los contactos sin balón. En las cortinas, en el poste bajo opuesto al balón. En todo momento se pide que se limpie el juego para que se ordenen. Todo lo que le saca brillo al juego, al score alto. Favorecer el espectáculo. Que sea un juego limpio y dinámico.

-¿Qué significa el arbitraje para vos?

- Es un estilo de vida. Con la formación docente que tengo como extra. Pero la cultura arbitral te lleva adelante. Uno no puede declarar las cosas que siente. No puede sacarse fotos en sus redes sociales, paveando. Pasás a ser una persona pública.

-¿Cumpliste tu sueño como árbitro?

- Sí. Uno soñaba con llegar. Y ahora estando y en el lugar que ocupo, quiero darle a los chicos que empiezan todas las herramientas posibles para que nos superen. Hay mucha materia prima en el arbitraje de Argentina. El objetivo es que los chicos puedan alcanzar lo que uno hizo y lo puedan sobrepasar.

-¿Vale la pena el camino del arbitraje?

- Sí, sin dudas. Te tiene que gustar mucho. El árbitro es de una raza especial.

 

 

Visto 1393 veces